Como ciudadanos, somos cada vez más conscientes de que nuestros hábitos diarios pueden influir de manera positiva o negativa en la conservación de nuestro entorno y por ello debemos tratar de evitar conductas que pudieran dañarlo.

Así la no extracción de materias primas en los espacios naturales es uno de los mayores beneficios que tiene el reciclado además del ahorro de emisiones de CO2, agua y energía.

En 1996 se crea Ecoembes, para facilitar a las empresas la aplicación de la Ley de Envases y Residuos de Envases aprobada en España en 1997, que obligaba a todas las empresas que ponían envases domésticos en el mercado a hacerse responsables de su reciclado. Es entonces cuando los primeros contenedores amarillos y azules comienzan a aparecer en nuestras ciudades y los españoles empezamos a depositar los residuos de envases de plástico, latas y briks en el contenedor amarillo y los envases de cartón Y papel en el contenedor azul.

El reciclaje permite convertir los residuos en recursos.

EL RECICLAJE DE ENVASES EN CIFRAS

En 1998, tan sólo se reciclaba en España un 5% de los envases que se ponían en el mercado.

Sin embargo, trece años después, en 2011, los datos de reciclaje son mucho mejores gracias a tu labor como ciudadano y a la de Ecoembes que lo hace posible en colaboración con empresas y administraciones:

Ya se reciclan el 68% del total de los envases adheridos a Ecoembes, es decir 1,2 millones de toneladas (más de 81.000 millones de envases).
Éstos resultados han superado los objetivos establecidos en la Ley de 1997 y en la Directiva Europea 2004/12/CE en más de 13 puntos. Así, España se ha situado en línea con países como Francia, Reino Unido, Suecia, República Checa o Noruega.
Desde 1998, año en que empezó a funcionar Ecoembes se han reciclado:

Aproximadamente 11,7 millones de toneladas de envases, lo que equivale a 880 campos de fútbol repletos de envases.
Se ha evitado la emisión de 11,5 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, o el ahorro de 13,3 millones de Mwh (la energía equivalente al consumo de 1,2 millones de españoles, tantos como los que habitan en Valencia y Bilbao).
Se ha ahorrado 314 millones de m3 de agua, es decir el consumo anual de 5,6 millones de ciudadanos, el equivalente a los habitantes de la provincia de Barcelona.